4 Conceptos claves para entender la Economía Creativa

El nombre Economía Creativa puede parecer a primera vista algo confuso, sin embargo, ha tenido un gran desarrollo en las últimas décadas. Te sorprenderá saber que tú como artista, creador o mediador cultural también eres parte de ella.

¿Por qué es importante entender la economía creativa?

Si queremos comprender la economía creativa y participar en el desarrollo de este sector, es vital conocer el proceso de transformación, desde una economía industrial hacia una economía global del conocimiento y de cómo la cultura y el arte, gradualmente, comienzan a posicionarse en las ciencias económicas. Esto está empezando a ocurrir en la medida en que se genera consenso que, además de su valor en cuanto a actividades portadoras de simbolismos y representaciones sociales, las actividades creativas y culturales poseen también un valor económico cuantificable y, sumado a lo anterior, se reconoce que impulsar las industrias creativas inevitablemente generará desarrollo.

A continuación, te presentamos brevemente 4 conceptos claves para comprender el panorama actual de la Economía Creativa.

1.- El debate sobre economía en el ámbito cultural toma fuerza en los 90

El concepto Industria Cultural aparece por primera vez en el Reino Unido en los 80 pero se define como política por primera vez en el reporte Creative Nation (1994), orientada a atender tanto las artes como sus vínculos con nuevas tecnologías de comunicación e información. Luego de esto nace el término “Industria Creativa” ligado a las iniciativas Creative Task Force (1997-2000), All of your futures: Creativity, Culture & Education (1999) y Creative Mapping Document (1998-2000) del gobierno británico

2.- No hay acuerdos definitivos con respecto a cómo definir las industrias creativas

Si bien no hay un total consenso, hoy podemos distinguir cuatro modelos canónicos para organizar o categorizar las industrias creativas o culturales; el modelo del DCMS9 en el Reino Unido, el modelo WIPO10, el modelo de la UNESCO y el modelo de círculos concéntricos.

  1. Modelo DCMS define las categorías según su propósito práctico o dominio cultural
  2. Modelo WIPO define estas industrias solamente en función de la importancia que en ellas tiene el copyright.
  3. Modelo de la UNESCO: todos aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.
  4. Modelo de Circulos Concéntricos: desarrolla y agrupa desde las artes hasta la actividad de otros sectores productivos basados en las artes y la cultura.

Las diferentes definiciones y/o modelos han llevado a que los países establezcan diversas conceptualizaciones respecto a las denominaciones de industrias principalmente respecto del tipo de actividades que se considerarán para caracterizarla. Organización propuesta por UNCTAD

3.- Economía creativa no es lo mismo que industria creativa

Generalmente cuando se habla de economía creativa (o también llamada economía naranja) se confunde con conceptos como industria creativa, industria cultural, entre otros, que son diferentes principalmente en su alcance.

Mientas la industria creativa es un sector productivo que se dedica a la creación de bienes, servicios o actividades de producción con base en uno o más dominios culturales o patrimoniales, la economía creativa es un concepto menos definido y mucho más amplio y si quisiéramos usar una definición más global, podríamos usar la definición de la UNESCO que el conjunto de actividades económicas que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural.

Sin embargo, frecuentemente la economía creativa es considerada sinónimo de industria creativa por lo que muchos actores del ámbito cultural tienden a rechazar el concepto de economía creativa, asociándolo a un riesgo de caer en la masificación de las artes, perjudicando el valor que tiene la obra única, “recurso escaso” emanado del taller, elaborado en forma personalizada y, muchas veces, manual.

«En esto, tanto la educación como la gestión cultural pueden ejercer un papel fundamental, asumiendo la economía creativa y ampliándola poco a poco, con sentido crítico pero constructivo, acorde a nuestras idiosincrasias e identidades locales, y así avanzar, lo cual solo es posible a partir de una “cultura de la creatividad”.

2017, Editorial Revista Gestión cultural, n°9 p5, Facultad de Artes de Universidad de Chile,

Es imprescindible tener conciencia de que el concepto Economía creativa aún está en construcción y que hay mucho que aportar para que no se quede restringido solo a la idea de industria, sino que vaya por el camino del comercio justo, economía sustentable, economía circular, etc. Todos conceptos mucho más empáticos de comprender el fenómeno económico

4 – Las actividades culturales generan externalidades positivas al bienestar social

Es importante considerar que la economía creativa, pone en el tapete un concepto relevante, la externalidad positiva, que se refiere a todo tipo de repercusiones beneficiosas para la sociedad, generadas por actividades de producción o consumo, las cuales no están incluidas en sus costes.

“Las actividades culturales generan externalidades positivas al bienestar social que son aún más potentes que su aporte económico directo. La dificultad para apropiar privadamente los beneficios de generar nuevo conocimiento es uno de los grandes obstáculos para la innovación.”

2014, Mapeo de las Industrias Creativas, p20 – Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio

Es vital comprender este concepto, ya que entrega herramientas para mostrar el valor y enorme alcance de este sector de la economía, aspecto que no siempre se considera.

Te invitamos a seguirnos en redes sociales para que te enteres de más contenido en nuestro blog, estaremos proponiendo nuevos temas cada semana enfocados en entregar herramientas útiles para quienes quieran potenciar su actividad en el sector de la economía creativa.